Páginas vistas en total

miércoles, 29 de febrero de 2012

Un poquito más del libro...



Recuerdo, como ejemplo, mi etapa de ascensorista del maravilloso hotel Waldorf Astoria, situado en el mismo lugar que hoy ocupa el Empire State y en el que pude conocer a lo más granado de la sociedad neoyorquina de esos años y, por ende, recibir las propinas más grandes de mi vida.

Maravillosa juventud que creía eterna e indestructible, siempre subiendo, siempre hacia arriba. Hasta aquel otoño de 1929. 

Ahí llegó el principio del fin.

Todo lo que habíamos conocido los últimos años en esa increíble ciudad se desmoronó.

Cuando la bolsa de Nueva York anunció el mayor Crack de la historia, mi mundo dejó de existir.

viernes, 24 de febrero de 2012

Un pequeño avance del libro "NO HAY HUEVOS"


Primera parte
La locura de ser emprendedor en España 

Créeme, sé de lo que hablo. España, hoy, no es país para emprender.

El riesgo es demasiado grande y las posibilidades de éxito real muy pocas. Me refiero a ese éxito que todo emprendedor anhela cuando lanza un proyecto empresarial: el de hacerse rico.

Y he dicho rico, no multimillonario.

Rico significa para la mayoría de los españoles no tener que preocuparse del dinero, que éste sea suficiente para las cosas básicas de la vida: comer, tener una o dos casas, uno o dos coches, alguna afición, viajar un poquito, dar una buena educación y algún capricho a los hijos, cuidar a sus padres y tener garantizada una vejez placentera gracias a unos ahorrillos razonables.

En España, hoy, la mayoría de los emprendedores no tienen intención alguna de ser empresarios.

Hablo de ese concepto de ‘empresario’ como aquella persona que pretende crear o relanzar un negocio propio con grandes objetivos de crecimiento, facturación, beneficio, creación de puestos de trabajo, expansión internacional, etc…

En España, la mayoría de los emprendedores son como el resto de las personas, buscan un trabajo, de ahí que se hable tanto de “autoempleo”, el mejor sinónimo que existe actualmente de ‘esclavitud’.

¿Por qué me atrevo a comparar el autoempleo con la esclavitud? Pues sencillamente porque tú eres el que trabaja hasta el desfallecimiento, siempre estás en la cuerda floja, no tienes libertad de movimientos, apenas sacas para comer y el Estado se lleva todo el beneficio.

¿Hay mejores opciones? ¿Hay opciones? En España, hoy, no.


jueves, 23 de febrero de 2012

NO HAY HUEVOS - La locura de ser emprendedor en España

Proximamente podrás disfrutar del libro más sincero sobre lo que significa ser emprendedor en España.
¡No te lo puedes perder!

¡Bienvenido a los Manólogos!

Hola Manuel.
Quizá te resulte extraño hablar contigo mismo. O quizá no. Espero que tu necesidad de contar, opinar, sentir en forma de palabra te sea útil. La vida te lo pone en bandeja, veremos a dónde te lleva esta iniciativa.
¡Bienvenido a los Manólogos!